Machistas, racistas y mucho peor: así eran los anuncios de comida en el pasado